miércoles, 30 de enero de 2019

Curiosidades tejeriles VI
Fair Isle


La llamada Fair Isle es una técnica de tejido tradicional que se utiliza en patrones que combinan varios colores. Toma su nombre de Fair Isle, una pequeña isla al norte de Escocia que forma parte del archipiélago de las Shetland y donde a día de hoy se continúa practicando.

El origen de los diseños es incierto, aunque existen varias teorías.

Hay quien ve en ellos evidentes influencias escandinavas y europeas: se sabe que los tejidos se intercambiaban con los barcos que pasaban por otras cosas, como licores y tabaco; en esa relación comercial podría estar la llegada de este tipo de diseño. Esta parece la teoría más lógica y posible.


Otra teoría que he leído, la más divertida, habla de que James Coats, fundador de la fábrica de hilaturas Coats (sí, la matriz de Fabra & Coats) envió como regalo a la isla unos caleidoscopios, lo que permitió a los isleños desarrollar nuevos patrones. Estaríamos hablando de 1850, aproximadamente.

Pero la más extendida es la que relaciona estos diseños con el barco español El Gran Grifón, que naufragó en la isla en 1588. Los isleños acogieron a los marineros en sus casas y estos, a cambio, les regalaron los patrones para tejer con varios colores... Preciosa historia que relaciona los diseños moriscos con estos tejidos, aunque probablemente no sea más que una leyenda.

En cualquier caso, con el paso del tiempo, los diseños se han ido personalizando, diferenciando y evolucionando.

Esta técnica se hizo popular a nivel mundial cuando en 1921 el entonces príncipe de Gales (posteriormente, Eduardo VIII), apareció en público para jugar al golf con estos jerseys. Todos los hombres que se consideraban elegantes, le imitaron.

Y hablando de imitar, en 2015 Chanel tuvo que disculparse por copiar descaradamente el diseño de la artesana Mati Ventrillon, de Fair Isle, cuyo taller habían visitado dos empleados de la firma francesa. Compraron dos jerseys que ella les vendió en la confianza de que no los copiarían. Imaginaos la sorpresa de Mati al ver su diseño desfilando en la pasarela junto a Karl Lagerfeld, el principal diseñador de Chanel. La artesana denunció el caso en redes sociales y finalmente consiguió no solo que la firma se disculpase sino que se comprometiese a acompañar esos diseños en los medios de comunicación con la cita "Mati Ventrillon design".

Los patrones tradicionales tienen una paleta de colores limitada, 5 como máximo, y únicamente combinan dos colores por fila. Además, se trabajan en redondo, sin costuras, de una sola pieza, de abajo a arriba, con el clásico juego de agujas de doble punta.


Y aquí viene lo más curioso... ¿cómo se hace para tejer todo el cuerpo en redondo, desde el bajo hasta el cuello, y al mismo tiempo dejar hueco para las mangas? ¡Se corta el tejido!

Sí, habéis leído bien, se teje el cuerpo completo y después, se corta para dejar el hueco de las mangas. Pero antes de lanzarnos a cortar, expliquemos cómo se hace.

El "steeking" es una técnica que se desarrolló en las islas Shetland y que consiste en tejer unos cuantos puntos extra, a modo de puente, y después realizar un corte en el centro. Este puente suele tener entre 6 y 10 puntos. Una vez cortado, se rematan los puntos por el revés, ya sea cosiéndolos o a ganchillo. La técnica más "limpia" me parece la que consiste en sujetar los puntos a ganchillo antes de cortar. Con está técnica, además de los huecos para las mangas se puede hacer también la abertura para una chaqueta, por ejemplo.

2 comentarios: