sábado, 26 de enero de 2019

Curiosidades tejeriles V
Los amigurumis

Muchas habréis utilizado alguna vez la palabra o la habréis leído, muchas veces mal escrita porque la inmensa mayoría de quienes los tejen no saben qué significa. Gumis, gurumis, amigus, ¡qué sé yo! He visto de todo.

Chameleon de Hansi Singh

Así que ha llegado el momento de aprender qué significa amigurumi y a qué se refiere. 

La palabra es un neologismo japonés, una palabra relativamente moderna, porque, a pesar de lo que algunos afirman, no se trata de una artesanía tradicional o antigua. De hecho, en Japón no existen pruebas de tejido en punto o ganchillo en la antigüedad. Sí que tienen una impresionante tradición textil, pero lo de tejer con agujas los primeros japoneses que lo hicieron fueron los guerreros samuráis para hacerse calcetines... sí, los samuráis ¿a que es curioso?

Dwarf Amigurumi by Lucy Collin

Situemos a estos samuráis tejedores en el tiempo: al final del periodo Edo, es decir, hacia 1868. Al parecer, la situación política del país provocó que estos guerreros se vieran de pronto muy empobrecidos. Los calcetines tejidos eran una prenda cara, así que los guerreros completaban sus magros salarios confeccionando unos calcetines que entonces no eran más que un tubo tejido, cerrado en la punta.

Volvamos a los amigurumis. "Ami" significa tejer en japonés, y "gurumi" significa muñeca rellena. En japonés, lo mismo que en español, "tejer" no indica la técnica, no se refiere a dos agujas o a ganchillo. Por tanto, es erróneo decir que los amigurumis solo se hacen a ganchillo y también lo es decir que tienen que ser tejidos en espiral. Es la técnica más sencilla, de la que más patrones hay, pero no la única.

Blue Totoro Amigurumi by Lucy Collin

La moda ha ido imponiéndose desde la década de los 50, al principio sólo en Japón y a partir de los 90 en el resto del mundo. En la década de los 50 fue cuando en Japón empezó el movimiento o moda kawaii, que significa "monísimo". Fue entonces cuando nació Hello Kitty, por ejemplo.

Explicar el porqué de esta moda japonesa, de este nuevo ingrediente cultural ya tan asentado, es complicado. Tiene que ver con la situación en que quedó el país después de la Segunda Guerra Mundial, la necesidad de reconstruir el país y de cambiar muchas cosas sin perder por ello sus tradiciones. Digamos que crearon un "nuevo Japón" que se colocó a la cabeza de la economía mundial y terminó colonizándonos con sus cosas monísimas, entre ellas los amigurumis.
Knit Sleepy Fox Amigurumi by Amanda Maciel

En cuanto a sus propiedades como amuletos, no creo que ningún objeto nos dé suerte o nos proteja. Pero si creo que su presencia puede alegrarnos, ayudarnos a recordar que no todo es trabajo, que la vida es hermosa. Ese, creo yo, es el valor de los amigurumis en Japón como "amuletos": no una creencia supersticiosa sino una forma de acompañar y humanizar el día a día.

Por desgracia, la cultura japonesa nos es necesariamente ajena. Nunca podremos escribir un haiku o tejer un amigurumi con el mismo espíritu que ellos lo hacen porque su forma de relacionarse con la vida y la naturaleza no tiene nada que ver con la nuestra.

(Pinchando en las leyendas de las fotos podéis acceder a la página de Ravelry y conseguir los patrones de los muñecos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario