Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2010

La mujer transparente
VI

Veras te lo digo de forma que lo entiendas de manera que el escalofrío no recorra tu espalda al escucharme, te lo cuento pintado de rutina, de normalidad, de no tiene importancia, para que si quieres preguntes ¿cómo era vivir en la tortura cotidiana? Te lo cuento llorando un futuro al que no quiero no puedo resignarme ahora que mi coraje y su flaqueza ahora que se me esfuma la esperanza. Te cuento que soñaba con un final distinto, su mortaja secándome las lágrimas, un final que me ahorrase esta nueva pesadilla de tener que cuidar lavar limpiar la mierda a ese que aún respira su odio, su miseria, su eterna cobardía en mi cara.

A patadas con el diccionario

Si hay algo que me pone muy, pero que muy nerviosa, es leer barbaridades escritas incluso en lugares pretendidamente cultos. Hace años coleccionaba espantos impresos, palabras mal utilizadas o con una grafía en algunos casos hasta cómica. Ante estos errores y horrores me preguntaba "si no tienen claro cómo se escribe ¿por qué no lo miran en el diccionario?" Con el tiempo he llegado a dos conclusiones. La primera, que fiarse del corrector ortográfico no garantiza la ausencia de errores y la segunda y más importante, que simplemente quienes así escriben ni siquiera son conscientes de que no saben escribir. Por eso me he animado a iniciar una nueva sección en este blog, "A patadas con el diccionario", en la que intentaré haceros llegar algunas de esas barbaridades con la saludable intención de reírnos juntos y ya de paso reflexionar sobre nuestra ignorancia. Porque seguro que yo también meto la pata. Empezamos hoy con un término que me pone los pelos de punta: "

Poema

En la dorada alcancía de mis huesos, donde reposa la paz después de construirse, allí en el remanso poblado de nereidas donde la roja luz no alcanza a dibujar sus sombras, allí donde mi carne preserva tu recuerdo, allí tatuaré los nombres de las cosas.

Hoy

Imagen
Esta noche, en Los Diablos Azules (c/Apodaca, 6), una presentación interesante. Una apuesta muy especial: Antilogía Contrapoesía de Poetas Reversados; uno de los autores antologados, Arturo Martínez, poeta poco corriente; un título, Medusas verde lima asediando Alejandría , de lo más sugerente. Allí estaré para disfrutarlo en directo. Por cierto, esta editorial, Ya lo dijo Casimiro Parker , es de las que molan de verdad, por calidad tanto de los contenidos como del libro en si mismo: libros buenos por fuera y por dentro, cuidados en todos sus detalles y encima baratitos (y para colmo, miman a sus autores ¿qué más se puede pedir?). Y no es peloteo, conste, es que cuando alguien hace las cosas bien hay que reconocerlo.

Cosas de niños

Diálogo real con mi hijo de 7 años: - Mamá, te quiero hasta el infinito. - Yo te quiero más. - Pues yo te quiero infinito más infinito. - Yo más. Ya sabes, no hay como el amor de una madre... - Entonces te quiero como la mamá del infinito.

Publicar, publica cualquiera

De un tiempo a esta parte ando preguntándome qué mérito tiene, a día de hoy, tener un libro (o dos, o tres) publicado... Resulta que cada vez son más las editoriales que, previo pago de unos honorarios, convierten tus escritos en un volumen encuadernado al que prestan el nombre de la editorial y un aspecto acorde con el resto de la colección. También ofrecen una cierta distribución, gestionar el ISBN, corrección, maquetación... en fin, una serie de servicios que el autor abona y ¡voilá! se convierte en autor publicado. No tengo nada que objetar a esto, es un negocio como otro cualquiera, un servicio que se ofrece. Pero entonces ¿qué distingue al autor publicado del resto? ¿la decisión de gastar una cantidad X de dinero para verse en los anaqueles de algunas librerías? Hay otras editoriales que funcionan como siempre, como antes. O sea, mandas tu obra, la revisan y si encaja en su línea, la publican. No conozco personalmente a nadie que lo haya conseguido, pero corre el rumor de que

Tres crónicas y un achuchón

La semana pasada terminó de forma intensa en lo que a eventos interesantes se refiere. El jueves, el recital "Me lo paso fetén" en el Badulake nos arrancó saludables carcajadas y de la mano del siempre genial Dani Orviz nos presentó a un puñado de poetas que, huyendo de esa melancolía propia del género, se embarcó en la siempre agradable tarea de ponerle humor a la vida. Como crítica, pareció que sólo hubiera un tema capaz de provocar risas y sonrisas: el sexo. Lo que me hace pensar que quizá las vidas de la mayoría son muy tristes, pues únicamente encuentran gracioso o alegre aquello de "¡ha dicho culo!". No sé, me parece que para la próxima habrá que esforzarse por encontrar la felicidad un poquito más arriba, no siempre entre las piernas. El recital terminó regular, a la hora del micro abierto sólo se salvó Danilac, otro monstruo del escenario que junto a Nacho Aldeguer y Dani Orviz completó el trío más espectacular de la noche. Más discretos pero no menos divert

Regalo de San Valentín

Este es un regalo para todos. No soy de las que celebran San Valentín, yo celebro el amor, a poder ser todos los días. Pero tampoco odio este día, porque creo que viene bien a los olvidadizos recordar que de vez en cuando hay que decir "te quiero", poner en palabras o detalles ese amor que las prisas del día a día, la rutina y el tiempo se tragan como arenas movedizas. De pronto los grandes almacenes, la televisión, la radio, todos los que quieren vendernos algo nos recuerdan que el amor está ahí y todo se llena de cursis corazoncitos, cupidos regordetes y tangas rojos. Sin caer en el consumismo, huyendo de los regalos que cuestan dinero, de los regalos por obligación... ¡qué bonito es celebrar el amor! ¿O no os habéis fijado en la cara de bobas que tienen todas esas mujeres que, en este día, caminan por la calle con un ramo de rosas en brazos? Este regalo que os traigo es un poemario que escribí hará cosa de un año. Como de costumbre, son poemas de amor y desamor. A mi, par

Para ese amigo

Imagen
Hay payasos que sólo van al circo si actuan ellos.

Una semana de lujo

Imagen

Mi pequeñita

No sé a qué esperáis los demás... me refiero a 1 metro X 1 metro . Aquí, la aportación de una artista con un toque fantástico. (Que si, que los apellidos os suenan, es mi hermana, mi pequeñita). Dice Ana: "Algunas cosas, como la esencia femenina, no pueden ser medidas ni calibradas; sin embargo necesitamos establecer límites, delimitar espacios, etiquetar los objetos, para poner un poco de orden en nuestro universo caótico; Así, con frecuencia, nos mostramos y definimos a través de símbolos y estereotipos que nos permitan ceñirnos a ese orden, y encontrar un lugar donde encajar en el complejo engranaje de nuestra sociedad. Sirva de muestra de ello, este 1 metro x 1 metro FEMENINA. Ana Sánchez Sempere"

Añoro mi inocencia

Añoro a veces el corazón apátrida capaz de dibujar mapas del mundo en la arena de un parque, columpios oxidados, selváticas adelfas, fuentes de caños fríos, océanos de asfalto. Añoro a veces o siempre, cada día, la siesta obligatoria del domingo, el futuro imposible de ser Amelia Earhart, volar, ser Harold Lloyd a las tres menos cuarto. Añoro aquella paz de la ignorancia, la fe en un amor que llegaría, infinitos posibles en la noche de Reyes, ¿qué serás de mayor? miles de dudas, sueños, pasos seguros y tropiezos, lecciones que urdieron dos verdades: solo existe el camino recorrido y el amor es lo único que vale. Este es el poema que leí ayer en Carabanchel. Fue una noche preciosa en la que la poesía se llenó de emoción y sonrisas, una noche en que unos cuantos poetas dieron muestra de su ilusión y buen hacer a un gran grupo de aprendices de persona. Los poetas, ellos, los chicos de AFANDICE; los aprendices, nosotros.

El sábado en Carabanchel y por una buena causa

Imagen
Organizado por Ada Menéndez , esa poeta ubicua que parece dominar el teletransporte; a beneficio de AFANDICE ; en La Casa del Barrio de Carabanchel. Os esperamos, esta vez ponemos la voz pero no somos los protagonistas.

Indicios

En dos o tres días florecerán los prunos, quizá también los cerezos. Ya están prendidas a sus ramas las yemas blancas y sonrosadas que anuncian el fin del frío y a mi me gusta que termine el frío, que los días se alarguen y la luz se haga dueña de las horas. Resulta que mi grupo sanguíneo es el 0, el mismo que el de los neandertales, el menos evolucionado. Según algunos, eso explica mi preferencia por los chuletones sangrientos. Fuera de teorías que no me siento capaz de evaluar dados mis amplios desconocimientos de antropología y genética, lo cierto es que en muchos momentos me siento muy cerca de mi parte animal. Además, soy fotodependiente, no soporto los lugares oscuros o la falta de luz natural, no me gustan los lugares cerrados y supercivilizados, me agobian muchísimo los centros comerciales o el metro, por ejemplo. Me gusta pisar la tierra, el barro, la roca, la arena, mucho más que el asfalto, y eso que soy de ciudad. Se anuncia aún de lejos la primavera y mi parte más primit