martes, 5 de octubre de 2010

Ulises navega entre sus propias líneas

Éramos 1 de Octubre y soplábamos al sol que aún calentaba. Entrelíneas. Todos o casi, puntuales, lo cual es una novedad digna de grandes titulares, aunque al final se empezase tarde. Poetas, amigos, troyanos, bebedores de cerveza y versos, nos juntamos alrededor de la hoguera para escuchar el viaje de Ulises hacia una Ítaca imposible, porque para Voltios como para todo hombre de una pieza la aventura está en el camino; a la meta ya se llegará cuando corresponda. Y vaya aventura. Nos la presentó José Naveiras o uno de sus trillizos, nos la recitó el propio Ángel hasta hacernos sangrar las rodillas, nos la puso en bandeja Gsus Bonilla y Ana Pérez Cañamares le dio aún tres vueltas más.

Perdidos por el camino, pudimos asirnos a su nave y fueron las lágrimas emocionadas de Ulises parte de ese mar que nos trae y nos lleva. Sus lágrimas y las de algunos de los oyentes, porque es dificil mantener la pose de estatua griega cuando la poesía de Ángel te toca la fibra.

2 comentarios:

  1. joder mayte, mil gracias guapa, mándame por mail tu dirección postal para que te lo envíe. voltios. angel.

    ResponderEliminar
  2. Angel es un poeta que emociona a los que estamos lejos y me imagino que mucho más en las distancias cortas.
    Me alegra muchísimo Angel tu éxito.

    "Éramos 1 de Octubre y soplábamos al sol que aún calentaba"
    Lo empiezas tan poéticamente que que se intuía lo que le sigue Mayte. Que bien.

    ResponderEliminar