domingo, 27 de mayo de 2018

Curiosidades Tejeriles I - Los extraños calcetines rojos

Introducción necesaria:

Hace casi tres años empecé en un grupo de Facebook una sección habitual pero no periódica, o al menos no con una periodicidad determinada. Vamos, que publicaba cuando me venía bien. He estado pensando de qué manera podría conservar esas entradas, mantenerlas juntas, accesibles, fáciles de localizar y consultar... y sólo se me ha ocurrido traerlas aquí, al blog.

Sé que a algunos se os hará raro, pero como este siempre ha sido un sitio muy personal supongo que lo entenderéis. Aquí tengo mis cosas, las que me gustan y me hacen sentir bien, las que me inspiran y emocionan, las que me empujan a crear.

Empiezo pues a compartir por aquí, ligeramente retocadas, las "Curiosidades Tejeriles". Espero que os interesen.

Los extraños calcetines rojos
© Victoria and Albert Museum, London
Estos calcetines egipcios, tejidos entre el 250 y el 420 de nuestra era, con separación para los dedos, están pensados para llevar con sandalias. Sí, para llevar con sandalias.

Están hechos de lana, con una hebra de tres cabos y utilizando la técnica que se conoce con el nombre danés "Nålebinding" y que significa algo así como "tejido con aguja".

Para hacerlo, se utiliza una aguja como las laneras de coser: plana, de unos 6 a 10 cm de largo y con un ojo grande. El resultado es muy similar al tejido con dos agujas.

© Victoria and Albert Museum, London
Esta forma de tejer es, según se cree, la más antigua utilizada y todavía se usa en algunos lugares. En zonas como la península escandinava o los Balcanes es una forma tradicional que no ha llegado a perderse.

Los calcetines se encontraron en una excavación realizada a finales del siglo XIX en Oxirrinco, una antigua colonia griega del centro de Egipto y actualmente se encuentran en el Victoria & Albert Museum de Londres.



Esta imagen muestra la aguja y el resultado del Nålebinding. Está sacada de la web del museo de Tingvatn, en Noruega.

Podéis encontrar muchos vídeos que explican cómo empezar y cómo realizar diferentes puntos utilizando esta antigua técnica, la misma que usaron los vikingos para tejer sus prendas.


jueves, 24 de mayo de 2018

Últimas lecturas


Un día perfecto
Melania G. Mazzucco - 9,9/10

Todo lo que he leído de esta autora me ha encantado. Hacía tiempo desde la última vez («Ella, tan amada») pero "me la encontré" en la cuesta de Moyano y tuve que llevármela a casa. Imposible arrepentirse.

No sólo escribe de maravilla, dibujando a los personajes con todas sus luces y sombras, sino que también te lleva de la mano (pero sin empujar) a lo largo de la historia.

El libro relata los acontecimientos de un solo día, desde la mañana a la noche, retratando a una serie de mujeres de una manera que casi se vive. Una niña de 7 años, una adolescente, una mujer joven, una más madura y una abuela. Cada una con su forma de ver la vida, sus preocupaciones, sus problemas y obstáculos. Una de las protagonistas es una mujer que ha abandonado a su marido y ha vuelto con sus dos hijos a casa de su madre, huyendo de él, de su maltrato. A lo largo de la novela, la autora nos va desvelando todo el horror de esa convivencia.

Me ha parecido una novela muy buena, muy bien escrita, con una tensión narrativa que atrapa sin trucos, bien construida y con una precisión maravillosa en el lenguaje. Se lee sin sentir, al menos a mí me ha pasado.

Todo cuanto amé
Siri Hustvedt - 9,9/10

Ma-ra-vi-lla. No había leído nada suyo y descubrirla ha sido casi una epifanía, una revelación, una luz enorme. La novela es impresionantemente buena, perfectamente hilada, sin un solo hueco, sin un sólo error. Los personajes parecen vivos, los espacios viven con ellos y la historia respira. No entiendo por qué no la conocía, por qué no está en todo lo alto de todas las listas del mundo.

Y me ha hecho pensar... Todo el mundo ha oído hablar de su marido, Paul Auster. Escriben parecido; no sé si escriben parecido porque están casados o están casados porque escriben parecido. Lo que sí sé es que ella escribe mejor, según mi criterio, claro está. Y me gustaría conocer otras opiniones, así que si habéis leído a ambos, por favor, contadme. Yo me quedo con ella sin dudar. Ahora tendré que buscar otras obras.


La carrera del honor (Caenis y Vespasiano)
Lindsey Davis - 8/10

Casi se me había terminado la serie de Marco Didio Falco, el detective de la Roma de Vespasiano, cuando el año pasado, en la Feria del Libro de Madrid, me acerqué a la caseta de Edhasa para ver si conseguía un par de libros que me faltaban. Sólo tenían uno, el otro está un poquito agotado. Charlamos un rato largo con el chico de la caseta y al final me regaló este libro. ¡Con lo que me gusta que me regalen libros!

Me ha gustado bastante, dentro de no ser una maravilla. Pero relata la relación de Vespasiano y Caenis, la carrera de éste hasta convertirse en emperador, las intrigas, jaleos, crímenes y locuras de Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón. Una lectura muy amena que viene bien para refrescar la historia y pasearse por la Roma imperial.




La trilogía de Nueva York
Paul Auster - 8/10

Creo que es lo que menos me ha gustado de Auster. Una decepción, porque por alguna razón pensaba que sería mejor que el resto de lo que he leído y no me lo ha parecido en absoluto.

Sí me ha parecido un ejercicio interesante de creación, algo que como «cuentista» siempre me ha gustado: contar una historia desde diferentes ángulos, de tal manera que parece completamente distinta. Es cierto que al terminar me han entrado ganas de empezar otra vez, para ver si entendía las cosas de otra manera... pero ese impulso me ha durado muy poco. Sigo pefiriendo Siri..



El quinto hijo / Ben en el mundo
Doris Lessing - 8/10

Y otra de mis maestras favoritas. Resulta que compré «Ben en el mundo» y luego tuve que encargar esta, que es la primera parte. Así que ir a la librería a encargarla, esperar y luego ir a recogerla se convirtió en uno de esos momentos estupendos de emoción que me recuerdan a cuando esperaba toda la semana para que me comprasen el DDT.

Por supuesto, la novela es buenísima, aunque no mi favorita; debo reconocer que «La buena terrorista» sigue encabezando la lista de «mis Lessing favoritas». Es curiosa y muy diferente en algunos aspectos, aunque en otros es Lessing hasta el fondo, como en el retrato de los personajes adultos. El protagonista es y no es el quinto hijo; la familia, cercana y lejana y la casa son también personajes importantes. Y creo que el lector también, porque hay muchos momentos en que como lectora me he sentido interpelada, cuestionada y he tenido que parar y preguntarme qué haría yo, cuál es mi relación con lo que no entiendo o no me gusta...

La segunda parte se aleja en el espacio y en el foco, o eso me ha parecido. Quizá nos resulte más reconocible porque se aleja de la sociedad británica y aunque Brasil no nos queda más cerca, si nos es más fácil reconocer los tipos de persona que retrata. También me ha gustado, tiene partes más terribles y otras más esperanzadoras que el primero.

En definitiva, muy recomendable, como siempre.

domingo, 8 de abril de 2018

Últimas lecturas


El palacio de la luna
Paul Auster - 9/10

Llevaba un tiempo sin leer a Auster y un día, en la librería del barrio, mientras elegía un regalo para mi marido me encontré con este libro. Y me gusta que así sea, que los libros decidan acompañarme en lugar de buscarlos.

Fue una muy buena elección, Auster todavía no me ha decepcionado. Esta historia tiene lo que todas las que le he leído: parece todo mentira pero parece todo verdad. Si le cuentas a alguien los hechos, sin más, no hay manera de creérselos. Y sin embargo, Auster narra de una forma tan honesta, tan sólida, que no queda más remedio que creer cada una de sus palabras.

He disfrutado muchísimo, aunque también ha habido momentos en que me ha perturbado, porque estoy escribiendo una historia y de pronto me encontraba cosas parecidas que me hacían dudar... ¿habrá alguien que piense que lo he sacado de aquí?.

La muerte de Ulises
Petros Markaris - 8/10

Desde que terminé la serie del comisario Jaritos, tenía yo ganas de volver a Markaris. En este caso son varios relatos muy en la línea de las novelas pero con menos acción... aunque no menos crítica ni menos reflejo de la sociedad.

Me ha gustado, pero reconozco que hubiera preferido una novela. Se me queda corto el relato, al menos conociendo al personaje y al autor.







Diamante azul
Care Santos - 6/10

Muy simplona y con esa estructura facilona que te hace seguir sólo porque te corta el relato mil veces y te deja a medias de cualquier explicación. Los saltos en el tiempo hacia delante y hacía atrás sólo sirven para mantener al lector entretenido, pero no aportan realmente nada. El tono cursi no va mal con la época que retrata, pero en conjunto me ha resultado cansino, previsible y hasta aburrido.

Se nota, eso sí, la labor de documentación. Y una especie de voluntad televisiva... de hecho, ha habido momentos en que me parecía estar viendo "Seis hermanas".

Para una temporada de mucha carga mental y pocas ganas de pensar, bien. Pero no creo que la recuerde ni que la conserve.


Un día en la vida de Iván Denísovich
Aleksandr Solzhenitsyn - 9/10
Esta novela corta la leí hace mucho años, unos 30. Sólo recordaba que entonces me gustó, así que cuando mi madre me la ofreció no dudé en quedármela y releerla.

Curiosamente, no recordaba nada más que una sensación opresiva y de frío, mucho frío. Ahora, una vez releída, entiendo por qué. Lo que me extraña es no recordar también el hambre.

Desde que la leí entonces he tenido oportunidad de conocer otras muchas historias similares; historias del horror que los hombres imponen a otros hombres, de persecuciones, injusticias, crueldad... historias en las que los que tienen acceso a un mínimo poder lo utilizan con rabia contra aquellos a quienes pueden someter de alguna manera.

De nuevo me ha gustado y de nuevo me ha conmovido. Si no la habéis leído, os la recomiendo. Es corta pero larga, muy larga, demasiado...


sábado, 10 de marzo de 2018

Últimas lecturas - Ellas, tan buenas.

He empezado este año entre escritoras, sólo escritoras. No ha sido deliberado, estaban en la pila de "lecturas pendientes" y han ido metiéndose en mi bolso una detrás de otra. El resultado ha sido fantástico, muchas horas de disfrute, reflexión y entretenimiento... no hay que ver más que las notas que les he puesto dentro de mi escala "sentimental" particular. Vamos, que he disfrutado mucho leyendo.

Un cuarto propio - Tres guineas
Virginia Woolf - 9/10

Si tan sólo lo califico con un 9 es porque soy un poco petarda y me hubiera gustado una edición con las notas al pie en lugar de al final... aunque eso probablemente también sería un problema, porque hay notas larguísimas. Entiendo que la edición de estos dos estudios puede ser un gran problema.
Por lo demás, me parece que es una lectura imprescindible para cualquiera que tenga interés en la historia del feminismo, en la historia de las mujeres. Leedlo, por favor.





Un invierno en Mallorca
George Sand - 9/10

Sigo con otra mujer extraordinaria. Encontré este librito de segunda mano y segundos ojos y no pude evitar hacerme con él. ¡Y vaya si me alegro!
Sabía de su existencia, pero tenía una idea tan equivocada que ya en la primera página me sorprendí enormemente. Se trata de un cuaderno de viaje autobiográfico datado en 1838-1839. Describe los paisajes, las poblaciones, a sus habitantes, sus costumbres y además, la propia experiencia. Me ha parecido sumamente divertido, ácido, crítico, entretenido. Una experiencia de viaje y de choque de culturas muy interesante, no sólo para pasar el rato.


Malas artes
Donna Leon - 9/10
Ahí sigo, acabando con las existencias de "Donnas Leon" que hay por casa. Y como siempre, estupenda. En esta ocasión además me ha gustado especialmente por la crítica que hace a una situación que posiblemente en España también se dé: aquellos que, en tiempos de Mussolini, obtuvieron de forma ilegal y abusiva obras de arte que pertenecían a personas que se las vendían por necesidad y desesperación. Habla también de como en Italia no se quiere recordar ese pasado negro... y yo vuelvo una y otra vez a la memoria, a la historia; y me duelo.



Medio sol amarillo
Chimamanda Ngozi Adichie - 9/10
Ya le tenía ganas a Chimamanda, después de lo bien que había oído hablar de ella. Y casi no me ha defraudado. ¿Por qué "casi"? Pues porque, dentro de ser una narradora magnífica esperaba algo diferente, no sé si mejor o peor, pero diferente.
Me explico: esperaba algo más africano, si es que sé lo que es eso. O para decirlo mejor, esperaba algo menos norteamericano. Y me refiero a la forma de relatar, no al contenido, que es Nigeria, Biafra, África por dentro y por fuera.
Aún así, me ha gustado mucho y volveré a ella, estoy segura.



Restos mortales
Donna Leon - 9/10
Una rapidita para cambiar de tema. En esta ocasión el tema de fondo es la destrucción del medio ambiente por parte de la industria, el poco interés por evitarlo, por resolverlo, la falta de compromiso y de vigilancia... y los ecosistemas contaminados de forma, quizá, irreversible. Siempre me gusta esta autora porque sus historias apuntan directamente al centro de nuestras irresponsabilidades y errores.






La piscina
Yoko Ogawa - 9/10

Esta es una novela cortísima, 101 páginas con letra grande, que me ha dado la oportunidad de conocer a esta autora a la que tengo que leer más. En muy pocas páginas me ha conmovido, incomodado, perturbado y enamorado de una manera que hacía mucho que no sentía. Buscaré otras novelas suyas, sospecho que se va a convertir en una de mis favoritas... aunque eso lo digo mucho, últimamente. Y se me acumulan las autoras magníficas a las que quiero leer más. ¿Me dará tiempo a todo en esta vida o tendré que pedir que, cuando llegue el momento, me entierren debajo de una biblioteca? Ains, tanto por conocer y tan poco tiempo.


sábado, 20 de enero de 2018

Últimas lecturas





Con bastante retraso, hago mi "reseña sentimental" de las últimas lecturas: todas las de diciembre y la primera quincena de enero. Como casi siempre, de todo un poco... y esta vez, todo bueno.






Escenas egipcias

José María Eça de Queirós - 9/10

Nos trasladamos a Egipto, a la inauguración del Canal de Suez, a 1869, al Imperio Otomano y el protectorado británico. Asistimos al bombardeo de Alejandría en 1882... y todas estas escenas, la forma de contarlas, nos llevan y nos traen de aquel momento al día de hoy, porque leyendo este libro es imposible no pararse a pensar en las políticas actuales, en la economía y los intereses, que, a pesar de que no lo parezca, siguen siendo los mismo, como los mismos son los golpeados en la calle, los que luchan por sobrevivir, los miserables.
Una lectura muy, muy recomendable.




Jan Aljalili
Naguib Mahfuz - 9/10

Y sin movernos de Egipto, nos movemos en el tiempo hasta la Segunda Guerra Mundial.
Mahfuz siempre me gusta, su forma de dibujar los personajes, incluidas las mujeres, me resulta muy tridimensional. En este caso hay momentos en que me hubiera gustado que el protagonista se apareciese ante mí para poder darle un par de cachetes, tanto llegó a desesperarme su actitud.
Y, no conociendo El Cairo, no me quedó más remedio que, inconscientemente trasladarme a Marrakech, que creo que es lo que más se parece entre las ciudades que conozco. Los olores, los sonidos, las luces, todo en esta novela toma cuerpo y me ha parecido que caminaba por esas calles estrechas y ruidosas, con sus tiendas y viviendas.



La otra cara de la verdad
Donna Leon - 8/10

Como siempre que tengo mucho jaleo o poco tiempo, he aprovechado el final de año para "desengrasar" con lecturas más ligeras pero no menos interesantes.
Donna Leon tiene dos grandes virtudes, a mi modo de ver: mantiene el misterio hasta casi el final y abre espacios para la reflexión constantemente. No hay manera de leer una de sus novelas sin dedicar un rato a pensar en la economía y la política, la sociedad, la educación... No hay vacíos ni conversaciones banales, todo tiene importancia a pesar de la ligereza con la que puede hacerse la lectura. Por eso me gusta tanto. Por eso y porque las mujeres que dibuja tienen de todo: rostro, pensamiento, palabra y existencia propia sin depender de los protagonistas masculinos. Y eso es un remanso de paz...



Testamento mortal - El pero remedio - Amigos en las altas esferas
Donna Leon - 9/10

La gripe me pilló desprevenida, así que entre fiebre y fiebre me leí un libro diario, o casi. Una forma de empezar el año bastante relajada, a pesar de todo.
No voy a insistir más en lo mucho que me gusta Donna Leon, creo que ya he comentado muchas veces y no quiero cansar a mis pocos lectores. Sólo quiero insistir: si no la habéis probado, no sé a qué esperáis.













Inmersión - Un sendero en la nieve
Lidia Chukóvskaia - 10/10

Una auténtica joya. No había oído hablar de esta autora, como de tantas otras, desgraciadamente. Su novela me ha parecido una maravilla, conmovedora, poética, tremenda y evocadora... no sé definirlo mejor. En algunos momentos me he sentido rodeada de nieve o he podido notar el calor de la calefacción al entrar en la casa, he escuchado pasos en el corredor y me ha deslumbrado la luz reflejada en las copas heladas de los árboles. He escuchado el riachuelo y he sentido miedo o rabia con los personajes.
Si podéis, haceos con este libro, no creo que os arrepintáis.




sábado, 2 de diciembre de 2017

Lecturas para recibir al frío

Va llegando el frío y parece que apetece más leer, envuelta en una manta y aprovechando junto a la ventana (con una taza de café caliente) las pocas horas de luz de la tarde. Creo que he empleado bien el tiempo este mes...


La brigada de Anne Capestan
Sophie Hénaff - 8/10

Los que me leéis ya sabéis que "desengraso" con novela negra. De momento no conozco a demasiados autores, así que cuando se me cruza algo con buena pinta o de segunda mano, me lanzo a la aventura. En este caso se dieron las dos circunstancias: me pareció interesante y el precio, al ser de segundos ojos y segundos dedos, era buenísimo. Reconozco también que esos ovillos de lana alrededor de las muñecas en la portada me llamaron un poco.
Fue una buena elección. Se nota que la autora busca el best-seller y la serie, tanto de libros como de televisión, a poder ser. Pero no está mal: resulta ameno, interesante, apetece leerlo y hay personajes bien dibujados, que es lo que más me gusta leer: carne, un poco de carne y espíritu.
Me apunto a Sophie Hénaff para intentar volver a ella, a ver qué tal.




La travesía de Caleb
Geraldine Brooks - 9/10

Esta novela también la compre "usada", aunque poco, se le nota. Y es una pena. Me ha parecido una gran historia muy bien contada.
Situémonos un poco: Norteamérica, siglo XVII. La vida durísima de los colonos, contada por una mujer que escribe. ¡Una mujer que escribe! Y además, quiere aprender. Una mujer de su época, educada en el XVII pero con inquietudes y apetitos.
Ella no es Caleb, claro. Caleb es un indio, un nativo que por diversas circunstancias tiene la oportunidad de aprender e integrarse en el mundo de los "blancos".
Para mucha reflexión, mucha. Reflexión sobre el papel de la mujer, sobre el racismo y los colonialismos, sociales y culturales, sobre la destrucción del otro, sobre el odio, sobre el fanatismo religioso y la educación, el choque de culturas, el lugar de cada uno, el respeto... sobre la vida, en definitiva.

Patria
Fernando Aramburu - 9/10

¡Por fin! La tenía pendiente desde que salió, pero es que es un libro muy grande y pesado para llevar en el bolso. Ya no podía más, así que ¡ea, quién dijo miedo!. La contractura ya se me ha pasado.
En general me ha gustado bastante. Le encuentro algún pero, algún personaje que no me llena del todo, que lo veo un poco borroso. Pero, insisto, me ha gustado. Encuentro a casi todos los personajes que habitan esta historia muy tridimensionales, humanos, con sus contradicciones y negaciones, con sus cosas buenas y malas. Me gusta que así sea, no soporto los personajes perfectos, me dan repelús. Y en "Patria", perfecto, no hay nadie.
Luego cada uno aderezará la lectura con sus sentimientos y recuerdos, porque los años del plomo nos han dejado huella a todos los que los vivimos. Y creo que es bueno recordar con un poco de distancia, mirar allí y ver y vernos.
En definitiva, buena lectura. La contractura mereció la pena.



domingo, 29 de octubre de 2017

Últimas lecturas - Una temporada agotadora

He entrado en el otoño cansada, muy cansada. Con alegría e ilusión, con un viaje, con proyectos e ideas... pero muy cansada. La lectura me ha cundido poco en cuanto a número de libros, pero hay que reconocer que el segundo, "La vida entera", me ha llenado tanto como diez o doce. Ha sido una buena cosecha.


Acqua alta
Donna Leon - 9/10

Como de costumbre, la novela negra es una de mis mejores terapias antiestrés. Ya lo he comentado varias veces: me gusta este comisario Brunetti, me gusta Venecia, me gusta lo que cuenta Donna Leon y me gusta cómo lo cuenta. Siempre me proporciona ratos agradables y momentos de evasión, que es lo que necesito en estos momentos en que ya tengo demasiadas cosas en la cabeza.











La vida entera
David Grossman - 9/10

Para no querer complicarme la vida, he elegido fatal. El libro es magnífico, de principio a fin. Diferente, también. Inquietante, terrible, lleno de vida... y encima, de esas lecturas que te obligan a parar cada poco rato porque la reflexión se impone y no es posible ignorarlo. He disfrutado y sufrido con Ora, me he sentido ella, la he odiado en algunos momentos, me han entrado ganas de darle dos tortas, de regañarla, de abrazarla y acunarla... Al final las más de 800 páginas no se me han hecho pesadas y Ora, Abram, Ilan, Ofer y Adam han pasado a formar parte de esa familia literaria que tanto me gusta.
Y ahora que estoy en Israel... ¿no debería seguir allí algún tiempo? Quisiera hacerlo, pero reconozco que estoy un poco agotada... tengo que elegir libro y no sé bien por cuál decidirme.


sábado, 23 de septiembre de 2017

Últimas lecturas - el final del verano

Ya ha entrado el otoño y parece que debiera cambiar algo. De momento, he perdido el hilo conductor de mis lecturas y he dejado que caigan sin orden ni concierto. No ha ido mal...


Años felices
Gonzalo Torné - 8/10

Siempre me han llamado la atención las novelas en las que realmente no se cuenta nada y sin embargo, alimentan. Supongo que son algo así como las sopas de fideos, sin demasiada historia pero llenas de sustancia, sin artificio aparente, discretas pero completas en su sencillez. En este caso he pasado unos días muy agradables. No voy a decir que sea una obra maestra, no me lo ha parecido, pero sí lo suficientemente buena como para recomendar su lectura pausada, dejando que la reflexión y los propios pensamientos nos saquen de vez en cuando de la trama, pero no demasiado a menudo.







Zoom. Ciento y pico novelas a escala
Manu Espada - 9/10

Yo a este señor le pongo un 9 para que no se lo crea y siga en su empeño de escribir cada día mejor, pero ahora que no nos oye nadie, el 10 se lo merece... o eso me parece a mí, aunque puede ser que me venza el afecto, cosa que, como reseñadora sentimental que soy, me pasa a veces. También podría ser que realmente este libro esté plagado de joyitas (no voy a pasarme de vueltas y decir que deberían ser clásicas, pero igual alguna llega), historias que parecen tener un encantamiento de esos que hacen que las cosas sean más grandes por dentro que por fuera. Algún relato me ha tenido más tiempo pensando que leyendo y eso siempre es bueno, siempre.






Las letras entornadas
Fernando Aramburu - 8/10

No es este mi género favorito, lo que no quita para que lo haya disfrutado a conciencia. Valiéndose de las conversaciones con un "misterioso" viejo, Aramburu nos va presentando algunos artículos y reflexiones que van componiendo un mosaico sobre la literatura y sus alrededores que a mí, personalmente, me ha llenado de inspiración y energía. No sabría explicar el por qué, pero leyéndole me ha subido la fiebre y no me ha quedado más remedio que automedicarme con un par de cuentos cada noche (Cortazar) y algunas líneas escritas por mi por la mañana. Veremos qué resulta...



domingo, 10 de septiembre de 2017

Últimas lecturas.

Los últimos días de vacaciones he aprovechado para hacer lecturas algo más ligeras, divertidas, amenas. Algo para despejar la mente y descansarla un poco, algo que llevar de viaje o leer un ratito antes de dormirme. Empieza el nuevo curso y ya tengo una lista bastante larga de lecturas pendientes. Poco a poco, no hay prisa.

Me gusta que las lecturas se "enganchen" unas a otras de alguna manera: temática, género, época, autor... en este caso, me he decidido por la geografía y ya que volvía de Trieste he aprovechado para darme una vueltecita por Italia.

Muerte en mar abierto
Andrea Camilleri - 9/10

Sigo en Italia, esta vez en la Sicilia de Camilleri que, como de costumbre, me saca una sonrisa y un rato de reflexión. En este caso se trata de ocho relatos que nos trasladan a la juventud del comisario Montalbano. Los casos se resuelven más deprisa que en las novelas, lógicamente, pero la menor extensión no le quita nada de intensidad a la narración y el humor, los menús deliciosos y la crítica social siguen ahí.



Las aguas de la eterna juventud
Donna Leon - 9/10

Y más novela negra y más Italia. En Venecia, el comisario Brunetti resuelve un nuevo misterio al tiempo que nos traslada su preocupación por el presente y el futuro de una ciudad que poco a poco se va convirtiendo en un parque temático para turistas. Como de costumbre, Donna Leon engancha desde la primera página y deja en la boca el sabor de una fruta madura que no debería haberse acabado y unas ganas tremendas de viajar a Venecia en temporada baja, con lluvia.







Mujer Faquir
Salomé Chulvi - 5/10

En este caso, decidí abandonar Italia y probar con algo nuevo. O el libro no es para mi o no es su momento. Lo cierto es que no he conseguido terminarlo más que un poco en diagonal. Se me ha hecho pesado, a pesar de lo mucho que me han gustado algunos pasajes. Pero otros me resultaban imposibles de atravesar sin distraerme con cualquier otra cosa, imposibles de transitar en volandas, que es como a mi me gusta leer (no me refiero a lectura fácil, no; me refiero a lectura que se navega, que envuelve y acompaña, aunque sea compleja). Demasiado a menudo me salía del texto sin quererlo, así que lo dejo, no sé si del todo o por un tiempo, pero lo dejo.