sábado, 29 de octubre de 2011

Cesárea programada - XVI

No me asusta la arruga
lateral, crecedera, que enmarca
la sonrisa y la deja pintada;
me asusta la necrosis escondida
detrás de la experiencia, la muerte
del tacto que se piensa a si mismo
y se dice "ya sé"
y no brinca ni tiembla.

Temo a la mano artrítica
que un día se aferra
a una barandilla complaciente
y grita "'¡Ya no! ¡Si el vértigo
no existe, no merece la pena
asomarse al vacío!"

Me aterra la palabra pronunciada
con la severidad de un epitafio,
navegar por canales,
las flores
en maceta, los análisis
clínicos y los hipermercados.

Pero no, la arruga
no me asusta, más de lo que me asustan
la lluvia o el invierno.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Cesárea programada XV

Se deshilacha el verde y la copa
se ahueca, como una novia
que se quita los tules. En ocre
se desnuda, la mano aferra el suelo
grávido y orgulloso; entre los dedos
la hoja que será es todavía polvo.

El ojo gira sobre un eje torcido
paralelo al futuro, clavado en el pasado
y sólo ve la muerte simulada.

domingo, 16 de octubre de 2011

Esta semana soy cuentista

Últimas lecturas


Una judía americana perdida en Israel.
Sarah Glidden 8/10
La experiencia vivida por la autora en su viaje a Israel con el programa "derecho de nacimiento". Dudas y certezas, prejuicios, realidades... una historia sincera y que obliga a reflexionar sobre nuestras propias posiciones.

Cometas en el cielo.
Khaled Hosseini 9/10
Con años de retraso llego a este emocionante relato. Muy recomendable.

Todo lo que tengo lo llevo conmigo.
Herta Müller 8/10
La vida, si se le puede llamar así, en un campo de trabajo ruso. Una parte de la historia de Europa quizá poco conocida: alemanes rumanos deportados en 1945. Vida y muerte, la miseria y la grandeza del ser humano al desnudo. Un relato estremecedor.

País de nieve.
Yasunari Kawabata 9/10
Una relación profunda y al tiempo distante, un paisaje que hechiza, una novela magnífica..

viernes, 7 de octubre de 2011

¡Polito aterriza entre nosotros!

Ya está aquí Polito, el niño amarillo que viaja por el espacio en una nave morada.
Polito visita extraños planetas y ayuda a sus habitantes: les enseña a contar, los colores, las formas... ¡hasta enseña a una estrella muy cochina cómo tiene que asearse!
Escritos e ilustrados por una servidora. Publicados en Castellano, Gallego y Catalán por la editorial Edicions do Cumio.
En la página de la editorial podéis encontrar más información e incluso echar un pequeño vistazo a alguna página interior.

Yo sólo puedo decir que me encanta.

jueves, 6 de octubre de 2011

Cosas bonitas en las que me dejan asomar la nariz

Es una revista preciosa, con un diseño de lo más original editada por rumor visual. Ya van por el tercer número y en esta ocasión tengo el enorme placer de encontrarme entre sus páginas en muy buena compañía. Echadles un vistazo a los tres números, que podéis encontrar en su página, seguro que os gustan tanto como a mí. Yo os traigo el último, en plan ego contento y feliz después de merendarse un chocolate con porras, es decir, ego gordo, orondo y redondo.

martes, 4 de octubre de 2011

Cosas que pasan por leer en la calle

Sentarse en un banco en la calle a leer es algo que no suelo hacer porque en Madrid hay demasiado ruído, demasiado tráfico. Sí que me gusta, en verano, bajarme al parque con un libro y una cerveza, pero eso no tiene nada que ver con leer en una calle transitada. Sin embargo en estas últimas semanas lo hago casi a diario. Llego a las inmediaciones de la clínica de rehabilitación y, como suelen sobrarme de 10 a 15 minutos, me siento a la sombra a leer.
 
He encontrado un banco en un tramo de la calle que no tiene excesivo tráfico, así que no estoy del todo incómoda... hasta que noto una mirada fija en mí, de esas que te hacen levantar la vista. Miro a mi alrededor y veo a tres chicas, las tres aparentemente en la treintena, las tres más o menos arregladas, que me miran con descaro. Sigo leyendo. Siguen mirando. Vuelvo a mirarlas, ahora sí, un poco incómoda. ¿Tendré los pelos de punta? ¿Me habrá cagado una paloma? Creo que se me ha puesto cara de interrogación.
 
Ya casi me dan la espalda cuando la que está más cerca de mi se vuelve y me dice: "Perdona, no queríamos molestarte... somos las editoras" y señala el libro que tengo en las manos. "¿Te está gustando?", pregunta. "Sí, mucho", le contesto. "Estamos en esta misma calle, si quieres..." ofrece, no sé bien qué, pero ofrece. "Pues mira, pensaba escribiros" y es cierto, pensaba escribirles porque hay en el libro un error-horror repetido varias veces, uno de esos errores que convierten la lectura no ya en una carrera de obstáculos sino directamente en una competición de salto con pértiga. "Ah, pues sí, escríbenos y nos cuentas", me alarga su tarjeta de editora.
 
Y ahora ¿qué hago? ¿Le indico amablemente en qué páginas están los horrores para que los subsanen para próximas ediciones? ¿Le envío mi novela en cuanto la termine?  ¿Aprovecho y hago ambas cosas?