miércoles, 6 de marzo de 2013

Poema


Como una raíz
nudosa y retorcida
siento plegarse el cuerpo
mientras horada
el tiempo que me lleva al agua subterránea.

No sé si acabaré
con las manos atadas,
los ojos vueltos hacia lo que no ha sido,
no sé si los tobillos
volarán y las piernas
serán finas culebras o palomas torcaces.

Me reinvento cada vez que me estiro,
recojo del océano
la fuerza de lo líquido
y de los árboles
la tensión vertical de lo lento y callado.

Me hago un caparazón
espiral e infinito
con el dolor. la sed y la impaciencia.

2 comentarios:

  1. :( precioso poema...muy doloroso.

    Besos, linda...

    ResponderEliminar
  2. Vaya poema Mayte...buf...
    Últimamente no son muchos los poemas que nos dejas...pero los que dejas son redondos.

    Besos

    ResponderEliminar