sábado, 9 de marzo de 2013

Poema interminable

Cojo una sola letra y le pido
"no me duelas,
tú no,
aún puedes estirarte".

Le pellizco una esquina con los dientes,
la deformo, le pinto suelo y techo,
le invento una mirada, la punta de unos dedos,
la pego en los cristales
a mi letra,
hasta que se despega y cae al suelo
y entonces grita,
mi letra llama a otras,
me rodean, susurran una historia
que dolerá, como me duele todo.

Termino de contar,
me sacudo las comas,
cojo una letra,
solo una letra sola
le pido "no me duelas"...

3 comentarios:

  1. Las letras solas siempre duelen.
    Certeros versos,
    nos leemos.

    Besos ;-)

    ResponderEliminar
  2. :)
    otro poema...eso es...

    que sean interminables...

    un beso Mayte

    ResponderEliminar
  3. Gracias a los dos por venir y dejar huella :)

    ResponderEliminar