domingo, 24 de marzo de 2013

Amor y apfelstrudel


Tarde de primavera con el cielo pasando del negro al azul, las palomas torcaces doblando las ramas de los árboles, que ya lucen yemas verdes y jazz en la radio. Té y un apfelstrudel recién hecho. Miradas y sonrisas que lo dicen todo, letras que se ordenan y a mi lado, la mesa de trabajo en plena efervescencia: gubias, linoleo, tintas... este momento debería durar siglos.

3 comentarios:

  1. Los que hacen que la vida merezca la pena y se muestre rebosante de una belleza siempre constructiva.

    Besitos de primavera

    ResponderEliminar
  2. Lo próximo, torrijas :)

    Gracias a los dos por venir, besos grandes.

    ResponderEliminar