domingo, 18 de julio de 2010

En mi bolso


En su blog, Geninne, una artista curiosa y polifacética, ha desvelado el contenido de su bolso y me ha gustado tanto la idea que he decidido hacer lo propio.

Así, al primer vistazo me pregunto ¿tendré algún problema con el color rojo?

De izquierda a derecha y de arriba a abajo:

- Monedero horroroso pero cómodo, con un cierre de velcro que cuesta un triunfo abrir y en el que siempre llevo más papeles inútiles que dinero.

- Dos piedras. No siempre llevo dos y no siempre son las mismas, pero tengo la manía de recoger aquellas piedras que se me cruzan y me gustan.

- El bolso, creo que regalo de alguna perfumería... con su chapita de La Vida Rima y el pin del lazo blanco contra la violencia hacia las mujeres (White Ribbon)

- Las llaves de casa.

- Un trozo de madera. Otra de esas cosas que recojo del campo o los parques. Algunas veces son hojas, ramas, castañas...

- La pinza para el pelo.

- Un libro. Esta vez, El lejano país de los estanques, de Lorenzo Silva.

- Folletos o catálogos de exposiciones a las que voy o quisiera ir. No suelo sacarlos del bolso hasta que se arrugan irremediablemente. En esta ocasión, el folleto de la exposición de Robert Capa y Gerda Taro en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

- Rotuladores permanentes, pluma y lápiz. A veces, algún bolígrafo.

- El llavero que va lógicamente pegado a las llaves, con su forma de medio corazón. Cosas de enamorados.

- Una mariposa que me hizo Elena. Casi siempre llevo algún regalo de mis hijos: manualidades, dibujos, pegatinas...

- Una pastilla para el dolor de cabeza. Eso siempre me acompaña.

- El abono-transporte. Necesario para una peatona vocacional.

- El móvil, las más de las veces al fondo del todo, para que cuando suene no me dé tiempo a descolgar.

- Tabaco. Lo sé, tengo que volver a dejarlo.

- El cuaderno de escribir.

- Los suplementos polarizados y supervitaminados para las gafas. No quedan sexy pero quitan el sol.

Eso es todo, a veces hay más, otras menos, pero en esencia creo que refleja bastante bien lo que suelo llevar colgado del hombro.

¿Alguien más se anima a vaciar el bolso?

7 comentarios:

  1. Las dos piedritas fueron mis favoritas, yo también tengo una manía por las piedritas en el camino :)

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida, Geninne. Las piedras están llenas de belleza y posibilidades. Siempre me ha gustado pintarlas, buscarles el "perfil bueno" y destacárselo. Las últimas que he subido aquí puedes verlas en http://maytesanchez.blogspot.com/2009/08/heroes.html y http://maytesanchez.blogspot.com/2009/08/islas.html
    Forman parte de un proyecto que une poesía, fotografía y piedras pintadas.

    Un abrazo.

    --------------------------------------

    Mis largos pies, el orden sólo reinó en el momento de la foto. Inmediatamente todo volvió a revolverse y mezclarse. Dentro del bolso es imposible encontrar nada, ja ja ja.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Mis bolsos son inmensos, caóticos como yo. Mejor no lo muestro.
    Un beso. Precioso el rojo, me encanta.

    ResponderEliminar
  4. A BLETISA:
    ¡Que lo muestre, que lo muestre, que lo muestre!
    ..............................


    No se la razón de que las mujeres necesitéis llevar tantas cosas. ¿Desprotección? ¿sentimiento de indefensión? ¿sentimiento de dependencia? ¿o es que el hombre es más simple?jeje Alguien puede aclarármelo????


    Por otra parte, ¿creéis que en un bolso va lo que la persona salvaría en caso de huida rápida?

    Y por último ¿por qué siempre le pide la chica al chico que utilice sus llaves porque él seguro que las tiene más a mano?jeje y ¿por qué la vecina del bloque espera a que acabes de llegar al portal para que abras la puerta en vez de meter ella la mano en su bloso? jeje

    ¡Ayyy dios mío!!!


    BESOS

    ResponderEliminar
  5. Bleti, el caos se resuelve colocándolo todo para la foto, ja ja ja. (Los papeles revueltos y los caramelos pegados al forro no los saqué).

    -------------------------------------------------

    Victor, ¿por que el chico le dice a la chica "cari, no tendrás un kleenex"? O una tirita, o un boli, o quitamanchas, o... El hombre no es más simple, está acostumbrado desde pequeño a que su madre lleve todo lo necesario en el bolso. Costumbre, supongo...

    En cuanto a la huida rápida... bueno, al menos está todo junto.

    Besos con bolso.

    ResponderEliminar
  6. A Mayte:

    JAJAJA. Perfectamente respondido. Absolutamente satisfecho.

    BESOS COMO PREFIERAS.

    ResponderEliminar