martes, 22 de junio de 2010

Poema

Como todos
tengo algunos recuerdos que son bichos
y me suben reptando por las piernas,
otros son bocaditos
pequeños, agujas diminutas
como dientes de un gato recién destetado
e incluso los hay
de flan y mantequilla.

Son imágenes quietas
atadas a un sonido, un sabor, un aroma,
fotogramas rayados de un cortometraje
al que faltan segundos perdidos en el tiempo,
guardados, sellados con la clave
que los despierta
de pronto
sin buscarlos.

Los más dulces,
sabores, fijados en la nuca,
inasibles,
extraños,
que vuelven poco a poco
dibujando uno a uno
los trazos ya borrados.

Los peores, aromas directos al cerebro
donde estalla la fiesta de pasados erróneos
y futuros torcidos,
donde todo es posible porque el tiempo no pasa
y se quedan
olores
pegados a los huesos.

Nombres, fechas, perfiles,
todo se va olvidando
y me creo inmune al reúma del recuerdo
hasta que
traidor
llega el aroma,

el sabor,

la voz,

el calendario.

5 comentarios:

  1. hola Mayte, este poema tambien queda entre mis favoritos...

    Recuerdos, joder con los recuerdos...y coincido contigo, los peores, los más dañinos (o los más dulces según como se mire, claro) los aromas...

    un beso

    ResponderEliminar
  2. La eterna taza de té, dulce y amarga a la vez.

    Agur un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Romper los mapas de mi vida... Lo que ha sido vivido muerto y bien muerto está... Ya sabes, Mayte, que este tema me es muy querido. Y este poema, espléndido.
    Bs

    ResponderEliminar
  4. Así es Mayte, da igual los mapas que rompas (parafraseando a Jose), los candados o las losas, un día el aroma aparece en una claridad escondida, o lees un fragmento de un frase (re)conocida, o el timbre de una voz te invoca... y como si el tiempo retrocediera se desencadena esa tormenta de recuerdos.

    Me gustó 14 sobre 10.


    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Somos nuestros recuerdos. La persona que traumáticamente queda amnésica, no es nadie, vaga por el mundo, es peor que no tener futuro, jaja.
    Personalmente, para mí, tanto los buenos como los malos, son un tesoro. Y tu lo has descrito muy bien.

    ResponderEliminar