domingo, 2 de mayo de 2010

Ensalada de crónicas

Los días de primavera se han mezclado unos con otros y entre recitales y otro tipo de obligaciones no he podido dedicar el tiempo necesario a comentar como merecen algunas de estas actividades. Hoy me pongo a ello con la intención de haceros llegar al menos algunos pequeños flashes.

Empezamos en San Sebastián de los Reyes el miércoles 21. Ricardo Bornez, alma mater del colectivo Cultura Indigente, nos invitó a colaborar participando en un recital poético en el Bar Serrano. Fue un verdadero lujo compartir cartel con José Luis Zúñiga, Erika Holtzinger e Ilkhi Carranza. Jose nos deleitó con sus canciones en la que fue una tarde relajada de poesía compartida. El público disfrutó, se les notó: hasta pidieron un bis, parece que les supo a poco. En resumen, un ambiente estupendo, sin pretensiones super-cultas, poesía a pie de calle y encima con el mejor reportero gráfico que conozco.

Aquí os dejo un vídeo con mi primera intervención.




Tres días después Ilkhi y yo subimos a Moralzarzal para participar en el homenaje a Miguel Hernández que organizaba la Asociación Cultural SORCAS. Como ya he comentado en la entrada anterior, fue un acto muy bonito, quizá no tanto por lo "espectacular" como por lo sincero y sentido. La mayoría de las personas que recitaron lo hizo con el corazón y así los nervios o la falta de experiencia, las equivocaciones o los fallos técnicos en lugar de suponer un defecto se conviertieron en parte del encanto. Salimos contentos y, como siempre, con ganas de volver.

Y llegamos al viernes 30, hace apenas dos días. Acudimos al primer recital del ciclo Heterogéneos, organizado por la Escuela de Creación Alternativa Little Becky, de Ada Menéndez. El encuentro tenía lugar en el Entrelíneas, local al que siempre nos gusta acudir porque Marta y Richard nos hacen sentir como en casa. El cartel, interesante. Por orden de participación: Valentina Trío, que nos deleitó con algunos poemas en italiano y con un poema de corte algo más social que los habituales que gustó mucho; Santi Tena, que perdió la noción del tiempo pero no se hizo largo, sobre todo por su intensa forma de recitar; Paz Hernández, piropeada por su belleza y aplaudida por su sensibilidad; Gio Collazos, selvático y político, que terminó con cuatro poemas de amor que gustaron mucho y Eva Márquez, leyendo textos de su recién estrenado "Retales de estrógenos", intensa, femenina y en ocasiones sobrecogedora.

Por lo demás, buena compañía, Enol Sanyago, al que hacía miles de años que no veía, alguna anécdota que recordaremos durante mucho tiempo y diplomacia, mucha diplomacia... tanta que hemos llegado a una conclusión: hay que aprender estrategias de escape, técnicas de escaqueo, dominio de la excusa, lo que sea para poder hablar con tranquilidad.

5 comentarios:

  1. Es la primera vez que te comento aunque me habrás visto por Zú y Bletisa. Excepto "premio" "premio" de la maquinita, me ha gustado tu voz firme, fuerte.

    Un saludo.
    - Excepto si eres Penélope Cruz-

    ResponderEliminar
  2. Preciosa, me encantó veros por allí!! Tenemos pendiente más poesía y mucha merienda!!! Pronto esos cafés!!! Muaaaaak

    ResponderEliminar
  3. Gracias cariño, me alegro te agradara la velada, y espero poder compartir lectura contigo algún día...Besosss
    Eva

    ResponderEliminar
  4. Agradecerte mucho estas crónicas. Por unos segundos, es como estar donde nunca podrás estar. A ver cómo perfeccionamos el arte de la invisibilidad ;)

    ResponderEliminar
  5. me alegra encontrarme aquí, mayte

    un abrazo y gracias por estar aquel día

    ResponderEliminar