sábado, 23 de enero de 2010

poema

Porque me gusta leer
historias para niños
que son las que llaman
a todo
por su nombre
y me gusta mirar por la ventana
cuando el viento levanta
las faldas
al otoño,

porque soy siempre
sirena y caracola,
durante años orilla
y a veces
arrecife

y me gustan la niebla
y los helados,
el regaliz salado y las cebollas dulces

por todo eso
escribo
en versos cortos
que se me quedan pegados
a las muelas
como aquellos caramelos de toffee
que me daba mi madre
el día que era buena.

3 comentarios:

  1. y yo llevo 2 años -más o menos- pegado a tus versos cortos...

    un beso

    ResponderEliminar
  2. Tengo un buen dentista por suerte.
    Se me pegan tus versos, y eso que a mí los niños ya sabes...
    Estoy metido en un metro cuadrado. Algo saldrá si salgo.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho la sencillez del poema, Mayte. Un saludo.

    ResponderEliminar