miércoles, 20 de enero de 2010

Mundos virtuales, acosadores reales

Con mi apoyo a Ada Menéndez, poeta, amiga y buena persona.



Hace tiempo que ando por estos mundos virtuales y he navegado en foros, páginas dedicadas a "amor y amistad", comunidades culturales y artísticas, blogs, chats... en fin, un poquito de casi todo.

Después de algo más de 4 años conociendo y desconociendo a gente de todas partes del mundo (desde las Islas Caimán hasta Sudáfrica pasando por México, Argentina, Estados Unidos, Italia, Egipto y otros lugares que ya ni recuerdo) he llegado a la conclusión de que es muy fácil insultar, acosar, amenazar y otras muchas cosas desagradables amparándose en la distancia, las mentiras con que se visten los perfiles; el anonimato, al fin y al cabo que da esa sensación de impunidad a quien deja campar libremente sus miserias, obsesiones o aburrimiento a lo largo y ancho de la red.

Podría hacer una divertida recopilación de proposiciones subiditas de tono y fuera de lugar, de insultos pueriles por no conceder citas a ciegas, de reacciones estúpidas y exageradas que aún no he comprendido a qué se debieron, de insultos gratuitos...

Y es que Internet da a quienes no son capaces de relacionarse normalmente con sus semejantes un espacio en el cual pueden mostrarse como deseen, reinventarse, ocultar aquello que les avergüenza y descargar su amargura sobre los demás. Internet está lleno de personajes solos, con problemas mentales, a los que no deberíamos prestar demasiada atención, por no decir ninguna. Estos enfermos solo pueden hacer daño si se les hace caso, necesitan desesperadamente llamar la atención puesto que en sus ámbitos habituales suelen ser personajes grises en los que nadie se fija o con los que nadie quiere relacionarse por su carácter complicado, agresivo o simplemente insoportable. Se rodean en la red de otros como ellos, que sólo saben vomitar odio o resentimiento contra cualquiera que se les ponga por delante. Y de ahí a las guerras abiertas en los blogs.

No merece la pena. Estos personajes no se merecen ninguna atención. Porque es precisamente esa atención la que alimenta su enfermedad, su trastorno o lo que sea que les pase por la cabeza. Y ese, seguro, no es el tratamiento que necesitan.

7 comentarios:

  1. en la distancia
    la falta de respeto
    es muy valiente

    ResponderEliminar
  2. Desperdiciar nuestro tiempo es una falta de respeto hacia nosotros mismos.
    CERRAR UN BLOG, creo que es hacerles el caldo, un "tanto" más en su marcador. MODERAR LOS COMENTARIOS es más que suficiente. Y que se suban por las paredes :)

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Joder, es que lo que le ha caído es la leche: los dos más plastas y con peor idea de la red, con diferencia.

    Abrazos.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  4. corazón...muchas gracias por tu apoyo...por tu cariño...y por todo lo que haces...te quiero un egg y lo sabes :)

    BesosS

    ResponderEliminar
  5. Ahhh!!, pues yo quisiera que la bloguesía me hiciera proposiciones MUY indecentes :)) (broma) Es por distender un poco.
    Bueno, quizá algo de verdad también. No sé... Yo qué sé. Cada día sé menos -como dijo aquél- :))))

    BESOS

    ResponderEliminar
  6. contigo a tope techu, y tambien con ada, y por tu texto AMEN TÍA.

    ResponderEliminar
  7. La verdad, queridos todos, es que estas cosas no solo aburren sino que hacen dudar. Cansan y mucho. Uno abre un espacio para compartir y aquello se convierte en una especie de patio de colegio: matoncillos, acomplejados, ya-no-te-ajunto, si no me invitas a tu cumple te pongo la zancadilla... es muy aburrido.

    A mi me interesa el arte y las personas de carne y hueso. A quienes considero mis amigos, a quienes me gustan como artistas, a quienes me parecen interesantes por lo que hacen, les sigo más allá de blogs y realidades paralelas.

    Coño, que esto es una herramienta para comunicarse y compartir, no un arma de supervillano de tebeo... mira, lo mismo hago una historieta con esto... me pongo a pensarlo, je je.

    ResponderEliminar