lunes, 30 de noviembre de 2009

Churras, merinas y caras nuevas

Como muchos sabéis, el pasado viernes recité junto a Ada Menéndez y Marta Noviembre en el Entrelineas. Fue un recital muy bueno, de verdad. Hubo un poco de todo, risas y momentos serios, poemas erótico-festivos, durillos, alegres... en fin, yo creo que las tres compartimos con el público asistente un poco de todo lo que cada una somos. Llenamos el local, hasta arriba, nos presentó, víctima de una encerrona imperdonable, Enol Sanyago y por los comentarios que escuchamos, el "espectáculo" gustó.

Como ya va siendo tradición, toda esa gente que insiste en que avise cuando vaya a recitar, los que juran que la próxima no se lo pierden, los que adoran lo que hago, todo esos admiradores virtuales volvieron a ser eso, virtuales. Afortunadamente hace ya tiempo que sé que cuesta muy poco ponerse delante de un ordenador y deshacerse en elogios. Por eso no me creo practicamente nada de lo que me escriben, ni bueno ni malo.

Si, malo, porque a mi también me pasan esas cosas de que alguien me amenaza o me insulta a través del blog. Lo que pasa es que jamás entro al trapo, sencillamente borro la estupidez y sigo a lo mio, como si nada. Me pasan muchas, muchas cosas a las que no doy importancia. Por ejemplo, a mi también me han censurado una entrevista y lo mismo algún día la publico aquí, ya que quien me la pidió no parece querer publicarla.

Cuento todo esto porque me hacen una cierta gracia los dramas que pueblan la blogosfera. El anonimato es un escudo tras el cual se esconden todo tipo de desequilibrados. Y me parece tonto ofenderse por esas cosas. La vida real transcurre fuera de internet, las relaciones reales no se basan en redes sociales, la amistad existía antes de Facebook y era otra cosa, la meta de un autor no debería ser tener comentarios o visitas en su blog, sino escribir mejor. Cuando uno centra toda su actividad en las estadísticas, en los seguidores, en los comentarios, en los links, lo menos que puede esperar es que se le arrime algún pirado, que hay muchos en la red.

Hay muchas maneras de conseguir visitas, pero creo que la única que debería satisfacer a un autor es la calidad de los contenidos, no los intercambios de comentarios almibarados. Si tengo un blog no es para hacer amigos sino para compartir con quien esté interesado lo que hago. Si gusta, bien, si no, también. Eso si, no acepto insultos, pero es que este es mi espacio y hago con él lo que me da la gana.

En cuanto a los amigos... no sé quién se inventó eso de que los poetas son diferentes, especiales, seres puros y etéreos adornados de virtudes ausentes en el resto del género humano. Los poetas solo son un grupo de bípedos (en su mayoría), medianamente civilizados (en su mayoría) a los que une una afición común que las más de las veces no es tan común, puesto que son incapaces de determinar qué es poesía y qué no lo es. Entre los poetas los hay miserables y generosos, hijos de puta y bellas personas, perfumados y con olor a rancio. Es difícil hacer amigos entre poetas como seguramente lo sea entre albañiles o vigilantes de seguridad... bueno, igual lo de los vigilantes merecería capítulo aparte.

¿A que viene pues extrañarse de traiciones, intereses, desintereses, caricias en el lomo, puñaladas por la espalda, ya-no-te-ajunto, si-criticas-a-mi-amigo-te-vas-a-enterar y demás pejigueras? Los poetas tienen todos su puntito vanidoso y exibicionista. Dale un blog a un poeta y ya la tienes liada... el ego-surfing se queda corto.

La verdad, empiezo a estar un poco aburrida de este mundillo endogámico en el que parece que hay que comentar por obligación, llevar la agenda de recitales que son siempre de los mismos diez o doce autores, pon mi cartel y yo pongo el tuyo, ven a escucharme y yo juro que iré a verte a ti... es tan cansado. Hay que andar siempre con cuidado porque las vanidades ajenas suelen ser muy sensibles y enseguida se te ofende el personal. Eso o hieres la susceptibilidad de alguien porque no has sabido redactar una entrada o comentario de manera que la ironía con que querías hacerlo fuera indiscutible y captable al primer vistazo.

En fin, que va a dar igual lo que diga, porque parece que nos tomamos los blogs más en serio que el testamento de un tío millonario... Me quedo con la alegría de haber contado el viernes con una veintena de caras nuevas escuchando a TresMendas.

sábado, 28 de noviembre de 2009

Consultas a Om. 6.
La cita de Tiburcio.

A Gio y Jose, gracias por la inspiración.
A don Tiburcio, mi abuelo.


- Om, te voy a contar un sucedido...

Tiburcio es ya mayor, debe rondar los 80. Se acerca cada día a casa de Om después del café de media mañana, con su palillo asomando de la comisura izquierda. Dicen que hace años le dio un "chungo", que tiene aún algunos músculos paralizados y que por eso utiliza el palillo, para que no se le note que tuerce la boca.

Antes de empezar a relatar, se quita la boina y se rasca la calva.

- Me pasó el otro día, cuando bajé a Madrid...

- ¿Cuándo fue eso, Tiburcio? No recuerdo que haya dejado de venir un solo día...

- ¿Qué más da?

Y es que Tiburcio lo cuenta todo como si le hubiera sucedido a él, pero probablemente no sea así... o quizá sí, con algunas personas nunca se sabe.

- Te decía; bajé a Madrid y acabé comiendo en el centro, en un sitio de esos de menú del día. ¡Qué camarera, oye! Una de esas mozas que ya no se ven...

- Rellenita...

- No, no, nada de rellenita... gorda, como nos gustan aquí. Y sana ¿eh? se la veía sana. No era española, yo creo que debía venir de las indias...

- Tiburcio, eso de "las indias" dejó de decirse en tiempos de su tatarabuelo, por lo menos.

- ¡Anda! ¿Y a mi qué? ¿No me has entendido?

- Vale, vale, siga...

- Pues nada, que le pedí una cita. Nada serio ¿eh? que no estoy yo ahora para compromisos... una cita para dar un paseo por el Retiro, para que me vieran en Madrid del brazo de esa moza, vamos.

- ¿Y qué le contestó?

- ¿No te he dicho que no hay mujer que se me resista?

- Mil veces, pero aún no lo he comprobado...

- Pues esta tampoco se resistió. El caso, a lo que iba, es que no estaba yo preparado para una cita... bueno, me aseé por la mañana, claro, quiero decir que no tenía nada para obsequiarla, tú ya me entiendes... La recojo en el restaurante, vamos paseando y de repente pasamos por delante de un supermercado y veo dentro una máquina de esas de echar monedas, pero no como la del bar: una de ramos de flores. Nada, que le digo a la moza "Aguarda un momento, voy a regalarte algo", saco unos euros del monedero y busca por aquí, busca por allá, que no encuentro la ranura...

- ¡Ay, abuelo, una cita con una real moza y no encuentra usted la ranura!

- ¡Abuelo de mis nietos!... y no me interrumpas, que pierdo el hilo... Al final, encuentro una ranura, echo las monedas, me dice "seleccione el producto", me voy y miro el número de un ramo de rosas rojas, ya sabes, el color de la pasión... el 15, la niña bonita... le doy a los números, la máquina que me dice "espere", hace sus cosas, todas con ruido y me dice "recoja su producto"... y yo, todo caballero le digo a la moza "Ahí dentro está"...

- ¿Y?

- Mete la mano, mira el regalo, me mira... en fin, una catástrofe.

- ¿Pues? ¿No le gustaron las rosas?

- ¿Qué rosas ni que rosas? ¡Me equivoqué de máquina y le regalé un sandwich de atún!

viernes, 27 de noviembre de 2009

La mujer transparente. IV.

"Te quiero mucho lejos. Vuelve tarde"
José Luis Zúñiga

Si decides volver
ten muy presente
que desterré el miedo
a que te fueras
y no se me atraganta
el "vete con tus cuentos"
que nunca dije
por si tenía espinas.

Si decides volver
ten muy en cuenta
que me tragué
uno a uno tus desprecios
con hueso y piel,
cerezas venenosas;

sin rencor,
sin odio
pero con puntería
esas semillas
darán en tu diana,
en el espejo ese
al que no miras.

martes, 24 de noviembre de 2009

R-Evolución. III.

Hay un amanecer
en cada hoja,
en cada nervadura necrosada,
una promesa
en la savia paralítica
que derrama su esencia
en amarillos

hay, en la podredumbre venidera
un bullir
de futuros reinventados;

no es la muerte el otoño
y a falta de paciencia
en los ojos preñados
de luces de colores,
parecer el fin
es el juego de manos
del sabio
que se mide
a si mismo
en horizontes.

jueves, 19 de noviembre de 2009

La mujer transparente

III

Hace años
te estoy llamando madre,
unidas nuestras pieles
por ese hombre
al que diste la vida
y yo
daré el futuro...

y hoy me cuentas
que sólo fue su llanto
lo que te condenó a la tortura

y no sé
si este hombre
será como su padre
ni si el amor
se volverá derrota
y las caricias
derecho
herida
asco

él ha visto
a la esposa
disolverse en la nada,
a la mujer que fuiste
volverse transparente,
él lo sabía
y nunca dijo nada...

dime, madre, ¿le hablaste del respeto?
¿le mostraste
su puesto
en un mundo de iguales?

si no lo hiciste,
si no sabe ser hombre,
si permite a la fiera
que entre en nuestra casa,
tú también, madre,

tú,
serás culpable.



Estos poemas que publico, ahora bajo el título común de "La mujer transparente" forman parte de un poemario en el que estoy trabajando, inspirado en hechos reales, experiencias propias y ajenas.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

los dibujos de friedrich


Interesante y muy recomendable la exposición "Caspar David Friedrich: arte de dibujar" que hasta el 10 de Enero se muestra en la Fundación Juan March (c/Castelló, 77 - Madrid).

Pintor romántico, autor de numerosos paisajes imaginados, Friedrich poseía una habilidad innegable para el dibujo, como puede comprobarse en los apuntes que tomaba del natural y que posteriormente incorporaba a sus cuadros. Estos apuntes, exquisitamente trazados, retratan la naturaleza con ojo de botánico, pendiente de cada detalle, cada nervadura, cada rama, cada hierba. Árboles, helechos, rocas, nubes, elementos tomados de la naturaleza que cobran nueva vida a través del lápiz y la pluma.

Una muestra para el disfrute de aquellos que aprecian la precisión del trazo, la delicadeza de un trabajo minucioso y exhaustivo que no olvida nada y nada deja al azar. En definitiva, una delicia.

Y casi a modo de juego: dos cuadros. En ambos utilizó Friedrich el apunte del árbol que encabeza esta entrada. En uno de ellos es fácil encontrarlo, en el otro es un poquito más complicado, pero en ambos está.

Klosterruine im Schnee. 1818 - Óleo sobre lienzo.

Giant Grave by the Sea, 1806-07.

martes, 17 de noviembre de 2009

serrando versos en Moralzarzal

Fue el sábado 14 a las 10 de la noche. En Moralzarzal, antes de que empezase a llover, desafiando al fútbol. SORCAS invitó, La Vida Rima se sumó y nos encontramos sobre el escenario dispuestos a compartir versos.

Gemma Cotrina, presentadora del evento, anfitriona y amiga.

Ricardo Bornez, autor de las fotos y poeta todoterreno.

Silvia García, una de nuestras anfitrionas de SORCAS, recitando a Miguel Hernández.

Ángel, escultor local que nos deleitó con poemas de Jorge Guillén.

Ena recitando, acompañada de Laura, que bailó al ritmo de sus versos.

Ilkhi Carranza, llenando de luz y color el escenario.

Yo, sacando lo más amable de mis "Últimas puntadas al sudario de Laertes"

Manolo Baylina, genial en uno de sus paseos poéticos.

Y el público, la sala, las velas, la noche... todo magia y poesía. Estoy segura de que repetiremos; en Moralzarzal nos tratan tan bien que estamos deseando volver. Gracias a SORCAS por dedicar de nuevo una noche a la poesía, gracias a Ricardo por el transporte y las fotos, a Manolo por sumarse a este evento, a Gemma por su entusiasmo, a Silvia por todo y por lo que vendrá, a los participantes y sobre todo a Ilkhi, por tranquilizarme y consolarme, por el poema que me dedicó, por tanto que no cabe en este blog...

domingo, 8 de noviembre de 2009

La mujer rota

II.

Eso
no es amor
es otra cosa,

le dices que le amas
porque le necesitas
porque te han dicho
que sola
no eres nada
y tú
te lo has creído

y si,
le amas,
le dedicas tus horas, tus besos, tu piel hecha jirones,
le regalas caricias que nunca ha merecido

y piensas que le amas,
se lo gritas a quienes te defienden
se lo gritas
a esos que lo saben,
los que conocen ese dolor que bulle
negro, aterrado,
debajo de tu almohada

jamás
te puso un solo dedo encima
y sin embargo
oscuros hematomas, antiguos, inflamados,
tatuan cada día
de esta historia

nadie puede separarte los párpados,
nadie hacerte ver
que nada debes
a quien nada te ha dado
si no le convenía

y mantienes esa inquebrantable
indecisión
amor mal entendido

porque el amor
no miente, no hiere, no insulta
porque eso no es amor,
es otra cosa.

sábado, 7 de noviembre de 2009

la sal del puchero

Sea of Salt, por Evan Ludes

Contaba mi abuela la fábula de la mujer que a la hora de sazonar un guiso se echaba en la palma de la mano un puñadito de sal del que iba tomando pellizcos que añadía al puchero. Después de añadir y probar varias veces, miraba la sal que le quedaba en la mano y diciendo con gesto displicente "¡Bah, que más da!", echaba en el guiso toda la sal que le quedaba.

Por si alguien no lo ha entendido, criticaba con esta anécdota a aquellas personas que hacen su trabajo de manera descuidada, sin preocuparse por la calidad del resultado sino simplemente buscando terminarlo de forma rápida y cómoda.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

poema

A cada una de esas mujeres que solo descansarán
el día que entierren a sus maridos,
y que, por desgracia, son todavía muchas,
demasiadas.

Se te pierde de pronto
la pupila
en el llanto del hijo
que aún hoy
no entiende las maletas
llenas de él, posadas en la puerta,
cargadas del veneno
que nunca le escupiste,
todas sus cosas
de nuevo
en tu armario
porque el niño lloraba
y tú,
madre,
esposa,
preferiste tu llanto
al de tu hijo
y te tragaste treinta años de cristales.

martes, 3 de noviembre de 2009

poetastras y poetastros

Dice Valentina, poeta, utilizando esa lógica que nos enseñaron en el colegio:

Los que recitan en el Bukowski son poetastros
Valentina recita en el Bukowski
Valentina es una poetastra

Los poetas de verdad, de esos buenos, ¿dónde recitan?
Igual voy y no me dejan pasar.

(Viene a cuento de un párrafo publicado en el blog de unos señores que casi siempre escriben sentando cátedra pero no se sabe quienes son y de los que no voy a decir nada más.)

Siempre hay alguien dispuesto a salvarnos de la ruina que supone recitar en el lugar equivocado, siempre hay alguien que se erige en juez, en crítico con fundamento y se dedica a clasificar lo que cae en su órbita en bueno/malo, correcto/incorrecto... Resulta que para ser buen poeta "hay que". Pues prefiero el bando de los malos, el de los fracasados, el de los poetastros. Porque en el bando de los buenos te dicen qué hacer y cómo hacerlo, tienes que sonreír y ser educado, moverte en los círculos adecuados, saber elegir a tus amigos, relacionarte, promocionarte, ser persona pública... y yo no quiero hacer esas cosas.

Yo quiero ser poeta, no Señora Doña Poeta, sino poeta, de los que se ponen bata y zapatillas al llegar a casa, de los que hacen tortilla francesa para cenar y desayunan café instantáneo, poeta de los que no tienen asistenta y saben fregar la taza del váter, poeta de los que se preocupan de lo que escriben y no de lo que venden. Y quiero ser poeta porque a la Señora Doña Poeta cuando alguien le dice que su obra es magnífica la Señora Doña Poeta sospecha que a continuación vendrá un "tengo un sobrinito que escribe, ¿podría echarle un vistazo / recomendarle / ayudarle / apadrinarle?" y no sabe si su obra es magnífica o solo lo son sus contactos.

Así que estoy con Valentina, poeta, en la lista de poetastros, gaviotas de ciudad, topos al sol, delfines de agua dulce, criaturas, en fin, de rumbo errado y entrada vedada al exclusivo club de las Señoras y Señores Poetas De Verdad.

lunes, 2 de noviembre de 2009

agenda de noviembre

Iré actualizando la agenda según reciba información, carteles y demás. De momento esto es lo que tengo. Recordad que siempre la podéis consultar pinchando en ese cartelito de arriba a la drecha que dice "agenda"...

Madrid


todos los miércoles, a partir del 4 de Noviembre


miércoles 4


jueves 5




viernes 6


domingo 8



Ciudad Real - jueves 19



Lleida - jueves 5

Sevilla



Zaragoza - miércoles 4