sábado, 7 de noviembre de 2009

la sal del puchero

Sea of Salt, por Evan Ludes

Contaba mi abuela la fábula de la mujer que a la hora de sazonar un guiso se echaba en la palma de la mano un puñadito de sal del que iba tomando pellizcos que añadía al puchero. Después de añadir y probar varias veces, miraba la sal que le quedaba en la mano y diciendo con gesto displicente "¡Bah, que más da!", echaba en el guiso toda la sal que le quedaba.

Por si alguien no lo ha entendido, criticaba con esta anécdota a aquellas personas que hacen su trabajo de manera descuidada, sin preocuparse por la calidad del resultado sino simplemente buscando terminarlo de forma rápida y cómoda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario