lunes, 27 de julio de 2009

A la manera de Ada

Cómo muchos sabéis, el amor es uno de los temas recurrentes en mi vida, en casi todo lo que escribo e incluso en mucho de lo que pinto. Hay quien me ha calificado de "romántica medieval" y es posible que tenga bastante razón. Pero siempre me defiendo de cualquier juicio con el mismo argumento: en esta vida lo único que realmente merece la pena es el amor. No solo el amor de pareja, no. El amor a lo que se hace también cuenta. El amor al arte, a la poesía, al trabajo bien hecho... y por supuesto a aquellas personas que se cruzan en nuestro camino y se hacen merecedoras de ese amor (los hay que no, los hay que lo que se merecen es una patada en la espinilla, pero eso es otra historia). Y si, me gustan los poemas de amor...

Hoy os traigo uno de Ada Menéndez. Pero no es un poema de merengue con guindas, no. Ada no escribe así. Ada escribe más bien como un sorbete de limón, con frescura y descaro pero con un fondo dulce, como ella misma. Ada es tan poeta como chula, tan artista como "barriobajera" en el sentido más cariñoso de la palabra, que lo tiene... Ada es calle y mercado de barrio, pero al tiempo tiene esa enorme sensibilidad que convierte las palabras más comunes e incluso las más "feas" en poesía. Y cuando habla del amor lo hace sin adornos, con toda la sinceridad y crudeza de quien sabe bien lo que es llorar y que le hagan daño. Pero Ada no lloriquea en sus poemas, se rebela, escupe, se revuelve y grita.

Love hurts, por Nathi-Rhapsody

Este es el último poema que ha publicado en su blog, palabras marinadas. Me ha gustado porque dice claramente aquello que muchas veces nos callamos, aquello que muchas, muchísimas personas hemos aguantado en algún momento por un amor que no lo merecía. Y eso es lo mismo que siguen soportando muchas personas, hombres y mujeres, ese conformarse con un "te quiero a mi manera". Bueno, pues las más de las veces esa manera no es la que vale, esa manera hace daño y no hay justificación para soportar que el amor duela. El amor no debería doler, no lo entendí en su momento pero he aprendido que es así. Eso de "lo hago por tu bien, te quiero y esto es lo mejor para ti" no es verdad; como dice Ada es una puta mentira: quien te quiere no te hace daño y si te lo hace es que no te quiere, así de sencillo.

Disfrutad el poema y no dejéis de visitar a Ada, merece la pena... y refresca.


A mi manera
Ada Menéndez

Me han querido de muchas formas:

A golpes
porque te quiero tanto que lo hago por tu bien,
en silencio
porque te quiero tanto que no es necesario decírtelo,
a escondidas
porque te quiero tanto que nadie puede saberlo.

Pero yo
sólo quiero que me quieran de una forma:

Sin pasar miedo ni un solo minuto
recordándomelo todos los días
gritando a los cinco océanos la verdad,

porque quererme tanto
de otras maneras
es una puta mentira.

4 comentarios:

  1. Hala, qué bonito...gracias, corazón de melocotón!

    BxussS

    ResponderEliminar
  2. Es bueno el poema, sí.
    Bueno, ya tengo acceso de nuevo, así que espero tus novedades, jeje.
    Bs.

    ResponderEliminar
  3. ¡Dos de mis favoritas en la misma entrada! Cuidado, que esto siempre puede generar todo un desfile de fantasías guarrotas ;). No está mal tener esta reflexión+poema a mano para esos momentos en los que la conveniencia/interés/egoísmo se confunden con amor.
    Sigo de letargo y, en breve, de forma definitiva-temporal con mi retorno al norte hasta finales de Agosto. Son esos pasos hacia atrás para coger impulso, tan necesarios en esta vida. Descansa y ama mucho. A la vuelta seguimos descubriendo moldes.

    Mucho beso con tinto de verano.

    ResponderEliminar
  4. Paso a ver ahora el blog de Ada.... me ha gustado este poema.... la poesis cruda y descarnada que puede transformar como vos decis "las palabras mas feas en poesia" es la mejor!

    saludos mayte!

    ResponderEliminar